La Activista

Miriam Msiska Nyoni, 53 años, fue diagnosticada con VIH cuando tenía 31 años. Ahora ella es una activista determinada a compartir su historia para poder cambiar la mentalidad de la gente en torno al tema del VIH/SIDA.

Miriam Msiska Nyoni, Malawi

“Yo estaba muy enferma, tenía manchas negras en todo mi cuerpo. Tenía neumonía,  herpes zóster y malaria, y frecuentemente tenía que ir al hospital. Ni siquiera podía caminar.

“Recuerdo cuando me diagnosticaron con VIH. Me sentí muy triste y sola. Fue difícil de aceptar y, a veces, me sentía morir. Contraje el VIH de mi esposo. Él había tenido relaciones sexuales con alguien más. En aquellos días no se me permitía hablar sobre nuestra relación. Yo me mantenía callada y lo respeté hasta que recibí mi diagnóstico. Durante los primeros ocho años guardé silencio debido al estigma que esto conlleva. A medida que me hundía en la realidad, mi vida me parecía inútil.

“Las cosas dieron un giro cuando una señora fue a mi lugar de trabajo y compartió su historia. Después de su discurso, le escribí pidiéndole que nos reuniéramos. Ella me animó a aceptar lo que había sucedido. Pude recuperar mi libertad, la libertad de aceptar mi condición y el miedo a lo desconocido. Quería vivir positivamente y abiertamente con el VIH.

“Ahora soy franca acerca de mi condición. No quiero que nadie muera por negación. El VIH es solo una condición. Yo vivo como cualquier persona normal. Todavía estoy con mi esposo y hemos trabajado en nuestros problemas. Juntos tenemos seis hijos a quienes amamos mucho. Si me ven ahora, soy una mujer fuerte y jovial.

“Fui Guía desde una edad temprana y, a medida que me he ajustado a mi condición, he encontrado la fuerza a través de mis conocimientos del Guidismo. El Guidismo me enseñó resiliencia y me recordó que cuando los tiempos son difíciles, tenemos que mantenernos unidas y cuidarnos unas a otras. Lo mismo ocurre con alguien que es VIH positivo. Tenemos que vivir una vida libre de estrés y llena de amor. 

Malawi

"El Guidismo me enseñó resiliencia y me recordó que cuando los tiempos son difíciles, tenemos que mantenernos unidas y cuidarnos unas a otras."

Miriam Msiska Nyoni

“Es muy importante que use mis conocimientos para educar a las niñas y las jóvenes de Malawi sobre el tema del VIH. La prevalencia de VIH en Malawi es una de las más altas del mundo, ya que 10.6% de la población adulta (15-64 años) vive con VIH (Ministerio de Salud (2016). Además, el VIH afecta desproporcionadamente a las mujeres en comparación con los hombres en Malawi. He empezado a trabajar con las Guías de Malawi como voluntaria en su proyecto ‘Conoce tus Resultados’, que alienta y educa a las niñas acerca de por qué es importante que se hagan la prueba.

“El programa ‘Conoce tus Resultados’ ofrece un espacio para que las niñas compartan su historia. En Malawi, muchas niñas tienen relaciones sexuales precoces debido a la pobreza y la presión de sus compañeros. Cuando asisto a las sesiones, les cuento mi historia y enfatizo la importancia de la educación, la abstinencia, el sexo seguro y hacerse la prueba”.

“Quiero ver que las niñas vayan a la escuela. Si ellas fueran a la escuela no tendrían tiempo para chicos y amantes. La educación debe empoderarlas – después de todo, si educas a una niña, educas a una nación.”

 #GreatGirlLeaders

Compartir esta página