¿Por qué debemos seguir preocupados por Chibok

Por Joyce Sambo, 21, Guía de Nigeria

Joyce Sambo

Muchas personas en mi país creen que las niñas no necesitan una educación. ¿Por qué no lo harían? Una vez que están en edad fértil, ellas deben casarse, encargarse de las labores domésticas y dar a luz.

Algunos dices que es por eso que 276 colegialas en Chibok, nordeste de Nigeria, fueron secuestradas hace tres años. Es conmovedor que el lugar donde las niñas deben sentirse más seguras, fuera el lugar más peligroso donde podían haber estado el 14 de abril de 2014.

Recuerdo claramente ese día. Yo vivía en Jos, Nigeria central. Todos sabemos que el nordeste de Nigeria tiene problemas de seguridad, mientras que el resto del país está afectado por la pobreza y los conflictos. Como una niña, debes tener mucho cuidado en todo lo que haces, pero la escuela es donde debes sentirte segura y poder ser tú misma.

El secuestro fue impresionante. Envió ondas de miedo y conmoción a todas las escuelas, aldeas y comunidades. Esa noche, el país entero estaba lleno de suspenso, dolor y miedo. Como una adolescente, me hizo darme cuenta de que ningún lugar era seguro. Si quería sobrevivir, tenía que aprender a protegerme.

Mis compañeras Guías y yo estábamos devastadas por el secuestro. Estábamos desesperadas por  hacer oír nuestras voces, pero eso era difícil. Esto era algo más que un secuestro; era una crisis política y religiosa. Fue algo que nos silenció en muchos sentidos. Nos hizo tener miedo de hablar, y en ocasiones era difícil superar ese sentimiento y luchar por la voz por la que habíamos trabajado tan duro.   

Pronunciarnos
Pero a medida que pasaba el tiempo, sabíamos que no podíamos permanecer en silencio. Como niñas, teníamos que elevar nuestras voces y pronunciarnos por quienes no pueden tener una voz, por quienes habían sido llevadas al cautiverio y por las niñas de Chibok cuyas vidas habían sido destrozadas por la violencia.

Empezamos a hacer declaraciones, celebramos reuniones y organizamos campañas para traer de vuelta a nuestras niñas #BringBackOurGirls. Fuimos a iglesias y mercados, a cualquier lugar donde la gente escuchara nuestra desesperación por poner fin a la violencia.  

Fue una oportunidad única para educar a otros a través de nuestro currículo Voces Contra la Violencia, un programa de educación no formal creado por la Asociación Mundial de las Guías Scouts y ONU Mujeres, enfocado en alentar a los jóvenes a tomar acción y poner fin a la violencia. Como una capacitadora de jóvenes de las Guías de Nigeria y promotora de Voces Contra la Violencia, mi papel es asegurarme de que nuestro mensaje se difunda en todas partes.

La recepción fue variada. Algunas aceptaron ser parte del programa, otras lo vieron con desesperanza, lo consideraron inútil y nos dijeron que no estaban interesadas en un movimiento como este. Eso no nos detuvo. Seguimos hablando y educando a las niñas y las jóvenes acerca de cómo ser conscientes de las señales de alerta de la violencia, porque es allí donde comienza.

Nigerian Girl Guides AMGS

Dando esperanza
Cuando era posible, mi grupo Guía y yo visitábamos personas desplazadas internamente en Jos, Abuja, Rivers y otros estados. A nivel nacional, donamos artículos tales como alimentos y ropa.

Los campamentos donde viven las personas desplazadas, son el hogar de los niños de Chibok que han perdido a sus padres. Muchos de estos jóvenes fueron obligados a huir de sus hogares, debido a los bombardeos brutales que destruyeron a sus familias, sus pertenencias y sus comunidades. Los niños vieron estallar a sus padres, dando testimonio de acontecimientos que un niño nunca debería ver.

Ahora viven en campamentos polvorientos donde la supervivencia y el bienestar dependen de la buena voluntad de la gente que quiere cuidarlos y apoyarlos de alguna manera. Los rostros de esos niños hablan de supervivencia, no de vida. Como Guías, queremos apoyar a estos niños y llevar luz y esperanza a una situación que de lo contrario sería totalmente obscura.

Hasta ahora, hemos visitado uno de los campamentos, con el propósito de ayudar a los jóvenes y enseñarlos a protegerse a sí mismos. Pedimos hablar con las niñas a solas, para que se sientan cómodas. Les hacemos preguntas y las animamos a sincerarse acerca de la vida en el campamento. Les explicamos por qué es importante cuidar de sí mismas y cómo hacerlo. Compartimos consejos sobre cómo identificar la violencia, a quién reportarla, y las alentamos a hablar. Si no pueden hablar en el campamento, les compartimos nuestros datos para que puedan hablar con nosotras.

Este importante trabajo debe continuar, pero las Guías de Nigeria es una organización dirigida por voluntarias, así que algunas veces estamos limitadas por la capacidad y los recursos. Sin embargo, incluso cuando los recursos son escasos, nos negamos a darnos por vencidas.

#BringBackOurGirls
En Nigeria, mucha gente ha perdido la esperanza. Algunos creen que nunca encontraremos a las niñas de Chibok que fueron secuestradas. Sin embargo, yo creo firmemente que la gente debe seguir preocupada y haciendo todo lo que pueda para traer de vuelta a esas niñas. Ellas merecen volver.

Algunas veces, imagino cómo sería la vida si estuviera en sus zapatos. Yo querría volver a casa, sin importar el tiempo que tome. Ninguna niña debe ser castigada por querer ir a la escuela. Todas las niñas merecen recibir una educación. Es un derecho humano básico. Si un niño puede ir a la escuela, entonces una niña también debería poder hacerlo.

Nigeria stv children

La educación de las niñas
Educar a las niñas y las jóvenes sigue siendo un tema cercano a mi corazón, y un tema que debe abordarse. Yo no he podido ir a la universidad. Mis padres sólo podían permitirse enviar un hijo a estudiar. Se decidió que sería mi hermano, porque él es el mayor y es hombre.

Yo me quedé atrás. Ahora mi educación se ha retrasado dos años y ha sido una lucha tratar de entrar a la universidad pública. Mi situación puede ser triste, pero es peor si no se hace ningún esfuerzo por asegurar que la educación de las niñas sea una prioridad, ya que existen muchos casos como el mío en todo el país.  

Mi hermano está a punto de graduarse y yo ni siquiera he empezado. Me preocupo por mi futuro y algunas veces siento que mis sueños se desvanecen lentamente.

Sin embargo, el Guidismo me sigue dando esperanza. Como parte de este Movimiento, me han dado la oportunidad de viajar, aprender cosas nuevas, aprender sobre los problemas que afectan a las niñas, y también luchar por nuestros derechos. Es por eso que las niñas de Chibok son importantes para nosotros. No es solo su lucha; es una lucha de todos.  

Para saber cómo está ayudando la Asociación Mundial de las Guías Scouts a las niñas en todo el mundo, visiten www.wagggs.org

Compartir esta página