Es por esto que las niñas deben estar orgullosas de sus períodos…

Avergonzada, disgustada, desconcertada – las niñas suelen usar estas palabras para describir su primer período. Sin embargo, gracias al Movimiento de Niñas YESS de la Asociación Mundial de las Guías Scouts, niños y niñas están siendo educados acerca de por qué los períodos son algo de lo que se pueden sentir orgullosas, y por qué deben desaparecer los mitos asociados con la menstruación. Aquí, las chicas hablan con valentía sobre su primer período, mientras que los niños revelan cómo quieren apoyarlas…

Maureen WAGGGS
“Los períodos no deben impedirnos ir a la escuela – es nuestro derecho recibir una educación.”

Maureen, 13, Guía de Kenia (segunda a la izquierda)

Mi primer período llegó el año pasado. Había tenido algo de educación al respecto, pero llegó tan de repente, que me sorprendió. Me pareció asqueroso y me preocupaba que otros niños se rieran de mí. Después de hablar con mi mamá, ella me dijo que no tuviera miedo. Me dijo que debería sentirme orgullosa, incluso cuando no podía hacer ciertas cosas.

Recuerdo que en una ocasión, mi prima y yo queríamos ir a nadar, pero la siguiente mañana me llegó mi período. No sabía qué hacer, así que solo observaba a mi prima nadando  Es injusto que las niñas no puedan participar en ciertas actividades cuando tienen su período. En algunos casos, las niñas no pueden ir a la escuela, pero los períodos no deberían impedir que las niñas vayan a la escuela – es nuestro derecho recibir una educación.

Las Líderes Guías han sido muy solidarias. Nos han enseñado cómo usar una toalla sanitaria, y cómo lidiar cuando comienza nuestro período. Yo soy una Guía y realmente disfruto ser parte del movimiento. Es bueno porque te demuestra que la vida no tiene que ser tan difícil. En el pasado en Kenia, las niñas estaban allí para ser vistas y no ser escuchadas, pero ahora a las niñas se les ha dado la oportunidad de ser Guías e interactuar con los demás. Ser una Guía me hace muy feliz.


Peruth'Me habían dicho que si un chico te tocaba cuando estabas menstruando, quedarías embarazada'

Peruth, 16, Guía, Uganda

Yo tenía 14 años cuando sucedió. Empezó con un dolor de estómago a media noche. Me levanté y fui al baño, pero nada sucedió.

Regresé a la cama pero el dolor persistía. Después de un rato me quedé dormida, solo para despertarme en la mañana y encontrar que mi cama estaba manchada de sangre.

Aunque mi madre ya me había hablado sobre la menstruación, me tomó por sorpresa. Yo no estaba preparada y deseaba que hubiera tardado más tiempo. Mi hermana me aseguró que todo estaba bien y me enseñó a usar las toallas sanitarias.

Mi pesadilla comenzó cuando tuve mi período en la escuela. Me daba miedo jugar con mis amigas, qué tal si se me caía la toalla sanitaria  y me convertía en el hazmerreír de la escuela. Cuando estaba en mi período, no se lo decía a nadie. Mis amigas me preguntaban si estaba bien y yo les mentía, diciendo que simplemente no quería jugar. Me habían dicho que si un chico te tocaba cuando estabas menstruando, quedarías embarazada, así que cuando los chicos trataban de hablar conmigo, yo me enojaba, aunque ellos no tuvieran malas intenciones.

Dos años después, me alegra que mi período ya no me traumatice. Ser una Guía y unirme al Programa YESS me ha educado sobre cómo manejar mi período – y cómo sentirme orgullosa de ello. Ahora me siento más segura. Sé que es una experiencia normal para toda mujer y que la vida no debe detenerse sólo por eso.    


Rial and Emmanuel

'¡No queremos que las niñas se sientan avergonzadas de sus períodos!'

Emmanuel, 13, corbata roja

“Yo estaba interesado en unirme a la campaña #MyPeriodMyPride de las Guías de Kenia, porque he visto cómo pueden cambiar las niñas cuando llega su período. Ellas experimentan cambios en su cuerpo y se sienten asustadas, como si nadie las apoyara. Yo no quiero que se sientan avergonzadas por eso. En mi religión, a las niñas no se les permite tocar el libro sagrado cuando están en su período – eso no es justo. Es importante que los chicos entiendan los períodos. Muchos chicos tienen amigas y familiares que son niñas, así que cuando ellas están en su período, los chicos no deberían decírselo a toda la comunidad. Ellos deben permanecer callados y ser solidarios.

Rial, 13

Yo quiero apoyar a las niñas para que no se sientan preocupadas y asustadas cuando están en su período. Quiero asegurarles que es una parte normal de la vida y una etapa por la que tienen que pasar. Muchos chicos se relacionan con chicas en diferentes momentos de su vida, así que si ven que una chica está pasando por algo, no deben decírselo a nadie. Simplemente deben mantenerse callados y no avergonzarlas. Nosotros apoyamos a las niñas durante su período. No quiero que ellas se sientan asustadas – quiero que se sientan orgullosas de su período.  


Nassaka, Uganda'Tuve que usar dinero de mi bolsillo para comprar toallas sanitarias'

Nassaka, 21, Uganda

Yo tenía 13 años cuando tuve mi primer período. Yo no sabía lo que me estaba sucediendo.

Recuerdo haber tenido fuertes cólicos unos días antes. Nunca había experimentado algo así, pero lo atribuí a un malestar estomacal.

Cuando vi la sangre, pensé que me había herido. Llamé a mi tía y le dije que estaba sangrando. Ella me explicó sobre los períodos y me enseñó cómo usar una toalla sanitaria. Me dijo que había crecido y que no debería jugar con los hombres.

Hasta entonces, no había recibido ninguna educación sobre la salud y la higiene menstrual. Ni siquiera había escuchado la palabra período. Aunque los rituales son comunes en Uganda, mi tía no creía en ellos.

Ir a la escuela era complicado. Aunque tenía acceso a toallas sanitarias en casa, no tenían ninguna en la escuela. Los niños tampoco entendían por lo que estábamos pasando y muchos pensaban que éramos sucias. Algunas veces era muy doloroso, me saltaba clases y actividades porque tenía cólicos muy fuertes. No podía caminar erguida y realmente afectaba mis estados de ánimo. No me daba cuenta de que esto era normal. Vi a una consultora años después, quien me dijo que esos sentimientos y emociones eran parte integrante de tener un período.

En ocasiones, el personal de los centros de salud locales distribuía toallas reutilizables en la escuela. Eso me ayudaba durante un tiempo, pero a medida que crecí, aprendí cómo ahorrar y usar el dinero de mi bolsillo para comprar toallas sanitarias.

Como líder joven de la Asociación de Guías de Uganda y miembro del Proyecto de Niñas YESS, ahora me he impuesto la misión de asegurarme de que las niñas sean educadas sobre la salud y la higiene menstrual, para que estén preparadas, educadas y puedan sentirse libres y orgullosas de sus períodos y de ser mujeres.

Ser una Guía me ha ayudado mucho. Ha tenido un impacto enorme en mi vida. Soy capaz de levantarme y hablar sobre los problemas que afectan a las niñas y las jóvenes.


Samar'Las niñas deben sentirse orgullosas de sus períodos'

Samar, Boy Scout, India

He visto cómo sufren las niñas durante sus períodos. Cuando las niñas están menstruando, no se les permite asistir a lugares de culto, porque se cree que son impuras. Me han dicho que muchos farmacéuticos no tienen en existencia toallas sanitarias, así que las niñas no pueden tener acceso a las necesidades básicas para mantenerse limpias.

¡Las niñas no deben ser tratadas de esta manera! Si las niñas no tuvieran un período, no podrían dar a luz. Cuando regrese a mi comunidad, voy a educar a los miembros de mi familia acerca de la menstruación y los mitos detrás de ella. También voy a ir con los farmacéuticos para decirles que empiecen a tener toallas sanitarias en existencia.

Las niñas deben sentirse orgullosas de sus períodos, y los niños deben cuidarlas y ayudarlas durante ese tiempo. 



La Asociación Mundial de las Guías Scouts está educando a niñas y niños en todo el mundo sobre la importancia de la salud y la higiene menstrual. Para obtener más información, visiten www.wagggs.org

Compartir esta página