Todos tenemos el potencial para cambiar el mundo

Elieshiupendo M. Niccodem, 23, ha sido parte de la Asociación de Guías de Tanzania desde 2014. La semana pasada viajó a Suiza para asistir al Seminario Helen Storrow en Nuestro Chalet. El seminario proporciona a las jóvenes las habilidades y la inspiración que necesitan para hacer que sus voces sean escuchadas en la comunidad y a nivel nacional para ayudar a hacer que el mundo sea un lugar más sustentable.

Crecí en Morogoro, el corazón agrícola de Tanzania. Después del bachillerato, fui a la Universidad Hubert Kairuki Memorial en la ciudad de Dar es Salaam, donde ahora estoy estudiando medicina.

Para algunas familias es un orgullo que su hija se convierta en una doctora. Para otras es una vergüenza. Estos trabajos se consideran para hombres. A las niñas se les enseña a ser duras y responsables, para que puedan cuidar a sus familias. "Una mujer pertenece a la cocina," dicen los aldeanos. ¿Cómo puedes cuidar a tu familia si eres una doctora?"

Helen Storrow 2017 - Eshi

Educación: la única salida

Para mis padres y para muchas otras personas en Tanzania, fue difícil tener acceso a la educación. Mi mamá y mi papá no podían ir a la escuela hasta que sus padres vendían el café que cultivaban. Si su café no se vendía, ellos se quedaban en casa. Fue una vida difícil y es por eso que mis padres siempre me dijeron: “La educación es la única salida. Para tener una buena vida, asiste a la escuela, estudia ciencias, consigue un trabajo y gana un salario.”

En Tanzania, es común crecer creyendo que las actividades extracurriculares son una pérdida de tiempo y que la educación debe venir primero. Sin embargo, esto cambió cuando conocí el Guidismo y Escultismo Femenino en mi segundo año de universidad. Si  bien la educación sigue siendo una prioridad, el Guidismo me ha brindado otra serie de habilidades diferentes y otra manera de ver la vida. ¡Me ha enseñado que no hay nada más hermoso que ser quien se supone que debes ser y mucho más!

Un nuevo desafío

El Seminario Helen Storrow en Suiza fue una gran oportunidad para aumentar mi confianza, desarrollar una gama de habilidades e intentar diferentes actividades. Quiero compartir lo que sentí al desafiarme a mí misma en una visita que hicimos al parque de aventuras cercano a Nuestro Chalet. Nunca antes había visto la nieve, excepto en la televisión. Yo no sabía lo que me esperaba en el viaje, pero estaba emocionada. Estaba emocionada porque había nevado, emocionada por pasar tiempo con gente nueva y emocionada por sentirme desafiada. Pero también tenía miedo… ¿Y si no podía hacerlo? ¿Y si los desafíos eran demasiado difíciles para mí?  

¡En el parque, tuvimos que deslizarnos a lo largo de cables, caminar sobre cuerdas y saltar de un puente alto! Pero antes de cualquier cosa nos instruyeron sobre lo que debíamos hacer. Después de algún entrenamiento me sentí lista. Quería estar en el cable, en las cuerdas, en el puente. Pero había pasos que tenía que dar primero. Había cinco estaciones y podía ver a algunas de mis amigas que ya estaban en los cables más altos. Hubiera querido seguirlas. Pero no lo hice. Me quedé allí esperando mi turno; esperando para iniciar la aventura. Puede ser difícil ver a tus amigas tan lejos de ti – divirtiéndose, pero al final completé cada parte del curso. Pasé por todas las estaciones de cables altos y me deslicé en la tirolesa más alta. La actividad me enseño mucho. La vida es un proceso. Hay pasos que se deben seguir y no hay manera de que se pueda tomar un atajo. Algunos caminos son claros pero otros parecen tan complicados que no se puede ver la salida. La vida debe ser un misterio un proceso, un viaje para disfrutarse. Así como yo, esperando para deslizarme en la tirolesa, tienes que pasar por cada estación. 

Helen Storrow 2017 - SDGs

Convertirse en líder

¡Desde que me uní al Guidismo, no he sido la misma! Se ha convertido en una puerta hacia muchas oportunidades en mi vida, una ventana donde puedo ver el otro lado del mundo. Cuando era chica, sentía que para ser una líder debía tener cierta posición o rol, pero el Guidismo me enseñó que todas somos líderes, independientemente de la posición. Somos una familia con el mismo objetivo de hacer del mundo un lugar mejor. Quiero alentar a más mujeres y niñas a unirse al Guidismo, ¡porque las ayudará a comprender su potencial para cambiar el mundo!

Compartir esta página