Hay niñas que viven paralizadas por el miedo y la violencia. Ya es hora de cambiar la historia.

Ana María Mideros, Presidenta del Consejo Mundial de Guías Scouts

Son muchas las personas que han descrito el 2017 como un año decisivo para los derechos de las mujeres. A principios de este año se han celebrado marchas de mujeres en más de 20 países: EE. UU., Tailandia, Sudáfrica, México, Italia, India, Australia o el Reino Unido son solo algunos ejemplos. Hace poco, actrices y otras figuras conocidas se posicionaron públicamente en contra del acoso sexual que se sufre en Hollywood y, en definitiva, en cualquier lugar, ya sea en el mundo de la comedia o en el de la política. Gracias a estos ejemplos sobresalientes, se ha atraído la atención internacional acerca del carácter omnipresente que supone esta cuestión para las mujeres. En mi país, las participantes del concurso de belleza Miss Perú 2017 emplearon su plataforma para hablar de las “estadísticas demográficas” que reflejan la violencia sufrida por las mujeres en el territorio nacional. 

Me congratula que se escuche el eco de estas voces femeninas y las experiencias que nos relatan. 

Hoy es el Día Internacional del Voluntario. La Asociación Mundial de las Guías Scouts (AMGS) es una asociación para las niñas, dirigida por personas voluntarias que se vuelcan en su trabajo. Como presidenta de la misma, me gustaría asegurarme de que no se deja de lado a las niñas ni a las mujeres jóvenes en este tipo de debates.

CAR sketch WAGGGS

Hasta que todas y cada una de las niñas esté a salvo de la violencia 

El porcentaje de agresiones sexuales cometidas contra niñas menores de 16 años en todo el mundo lo constituye un alarmante 50 %. Todas las niñas tienen derecho a crecer sin violencia y sin miedo a esta. Sin embargo, millones de ellas se encuentran en una situación cotidiana de riesgo, ya sea en la escuela, el transporte público o el hogar. 

Las menores de 16 años son especialmente vulnerables a las agresiones sexuales, la violencia y el acoso; sin embargo, todavía faltan datos fiables al respecto. Para que se produzca un cambio, debemos escuchar a las niñas y comprender sus experiencias. Esta es la razón por la cual la AMGS ha lanzado la campaña #GirlsAreUnsafe. 

Como parte de los 16 días de activismo contra la violencia de género, comprendidos entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre, pedimos a niñas de todo el mundo que compartan dibujos mostrando los espacios en los que se sienten inseguras. Del mismo modo, hacemos un llamado a los gobiernos para que exijan, al unísono y en todo el mundo, que se erradique la violencia de género.

Khawla WAGGGS

Un problema a escala mundial 

Los dibujos, compartidos desde todos los lugares del mundo, son absolutamente reveladores: niñas de apenas siete años con miedo a la violencia en su día a día. Ya sean de Australia, Argentina, Trinidad y Tobago o la República Centroafricana, los dibujos que nos han enviado ilustran en qué lugares se sienten inseguras. Muchas afirman sentir miedo al caminar por la calle cuando está oscuro o en el transporte público. 

Una niña de 13 años de Argentina explica dónde siente el peligro: “En la calle. Te sientes muy insegura porque los hombres te gritan cosas”. Este acoso lo experimentan niñas y mujeres jóvenes de todo el mundo. Las guías de Túnez nos han dicho que es algo común. Khawla, de 16 años, expresó lo siguiente: "En Túnez, hacen sentir a las niñas menos de lo que valen", y prosigue: "Las niñas son vistas como objetos. La violencia y el acoso sexual abundan; sucede todos los días en la calle. Si llevo una falda corta la gente me mira.” El temor a la violencia afecta a la vida cotidiana de las niñas y las jóvenes; influye en su futuro y elecciones de vida. El guidismo las ayuda a reconocer la violencia y a establecer relaciones saludables a través de actividades educativas no formales y campañas de alcance mundial. Las niñas, como Divine de Ruanda, de 12 años, nos han explicado por qué esto es tan importante para ellas: 

 

"En la escuela no nos enseñan cómo hacer frente a la violencia o a los señores mayores que ofrecen dinero o regalos a cambio de una relación. No podemos hablar abiertamente sobre estos temas porque siempre hay niños alrededor, pero el guidismo me ha brindado un espacio seguro para abordarlos. Los mentores me han enseñado qué hacer si considero que estoy en riesgo de sufrir violencia. Ahora sé a quién puedo pedir ayuda y he aprendido que no tengo que callarme”. 

Nuestros programas y campañas ayudan a las niñas a actuar dentro del contexto específico de sus comunidades y países. Massa, una guía de Liberia nos contó cómo el guidismo apoya a las niñas en el lugar del que ella procede: 

“Gracias al guidismo se han podido abordar muchas de las cuestiones que afectan a la sociedad liberiana, como por ejemplo el matrimonio infantil. Contamos con un programa educativo específico, centrado en ayudar a las niñas a reconocer la importancia de la educación”.

082017 Rwanda Divine Herve Irankunda / WAGGGS

Además de las guías 

Si bien me enorgullece enormemente que gracias a nuestra labor las guías denuncien situaciones injustas y actúen en consecuencia, más lo hace el hecho de que nuestro sólido programa Voces contra la Violencia y la campaña Alto a la Violencia estén llegando todavía más lejos, proporcionando apoyo a otros grupos y comunidades que lo necesitan. 

Ha llegado a nuestros oídos que una organización de Colombia usa nuestro programa para apoyar su trabajo en la prevención de la violencia contra las niñas y el embarazo adolescente. Sus talleres se desarrollan con niñas de una comunidad chabolista vulnerable, utilizando diversos recursos de nuestro programa Voces contra la Violencia. 

A principios de este año, varias instructoras de la AMGS visitaron el campo de refugiados de Moria en Lesbos (Grecia) e impartieron sesiones sobre defensa jurídica, apoyando a las niñas y mujeres para que denunciaran la violencia y las agresiones sexuales que pudieran haber sufrido. 

Respaldar a las niñas para que hablen y exijan cambios siempre ha sido fundamental en nuestra labor. A medida que la cobertura de los medios de comunicación sobre el acoso sexual y la violencia que sufren mujeres y las niñas continúa creciendo, es importante que se comprenda la magnitud de estas cuestiones. 

Nuestra campaña #GirlsAreUnsafe es un crudo recordatorio de que las niñas de todo el mundo padecen acoso, violencia y agresiones, pero también es un llamamiento para un mundo mejor y más seguro. 


Unos voluntarios y voluntarias que se merecen un aplauso 

En este Día Internacional de los Voluntarios además de apelar a los gobiernos para que creen entornos escolares, comunitarios y domésticos seguros para las niñas, me gustaría dar las gracias al millón y medio de personas de todo el mundo que se ofrecen voluntarias y hacen posible el guidismo. 

Son estos maravillosos voluntarios los que nos permiten ofrecer campañas y programas educativos a las niñas en 150 países. Son estos encomiables voluntarios los que están empoderando a las niñas para que hablen y pongan fin a la violencia. Son estos admirables voluntarios los que escuchan a las niñas y les brindan un espacio seguro y libre de violencia y de miedo, alejado de realidades cotidianas de acoso y maltrato.

Compartir esta página