“Esa sonrisa era nuestra fuerza para continuar”

Margariti Stamatia es Líder de los Sea Rangers de Kos, Grecia – la primera parada en un largo viaje para muchas personas que han huido de sus países de origen como refugiados. Margariti escribe sobre sus experiencias de la crisis, y cómo los Sea Rangers de Kos han estado ayudando a las personas que llegan a la isla.

En julio de 2015, gente  “diferente” de lo habitual estaban llegando a nuestra isla, Kos. Estas personas no estaban aquí por motivos de turismo sino por una necesidad de supervivencia.

En el infinito mar azul había botes… no pequeñas embarcaciones de familias que estaban disfrutando del mar durante sus vacaciones, tampoco botes de los pobladores locales que estaban pescando o haciendo su trabajo… estos botes estaban llenos de personas asustadas – niños, mujeres y hombres – usando chalecos salvavidas y con confusión en sus miradas. Por un lado podíamos ver su sentimiento de temor, y por otro lado su júbilo por haber llegado a tierra firme.  Estábamos llenos de asombro y admiración por estas personas – jóvenes, viejos, niños y mujeres embarazadas. Aunque estaban hambrientos, sedientos y cansados por los muchos kilómetros que habían recorrido, su único objetivo era llegar a la Isla de Kos para de allí seguir adelante al país de su elección.

Al principio, la situación evolucionaba normalmente y el buen clima era útil para la gente. Las organizaciones no gubernamentales de nuestra isla y una gran cantidad de voluntarios estaban ayudando a proveer a los refugiados con comida y ropa seca. En ese momento, los Sea Rangers de Kos salíamos a nuestro campamento de verano – el campamento al que asistimos todos los años – con el fin de ir a algún lugar de Grecia y “tender una mano” en el lugar que visitamos a través de nuestro campamento de servicio comunitario.

Sin embargo, mientras estábamos en el campamento, nos informaron que las necesidades habían cambiado y se habían vuelto enormes en nuestra isla, y que nuestra ayuda sería muy significativa. Así que, regresamos. Cuando llegamos, la situación ya era obvia desde el puerto: miles de personas desplazándose, personas sin zapatos, personas pidiendo comida, e incluso pidiendo nuestros sacos de dormir.

No esperamos mucho para trabajar en la situación. Nos reunimos y empezamos a ayudar todos los días: ordenábamos y clasificábamos la ropa que se recolectaba para los refugiados, y preparábamos y distribuíamos comida dos veces al día. Estas tareas eran llevadas a cabo todos los días por cualquier Guía joven o mayor de Kos. Simplemente usábamos nuestros pañuelos y hacíamos el trabajo, dejando atrás nuestros asuntos personales.

Nuestra recompensa era solo el agradecimiento en los ojos de los refugiados y los inmigrantes. Llevábamos a cabo diversas actividades y juegos con los niños refugiados y como resultado ¡ellos sonreían! Esa sonrisa era nuestra fuerza para continuar.  

La diferencia entre el Guidismo y otras organizaciones, era el hecho de que nuestras actividades las realizaban nuestros jóvenes miembros, quienes todavía son unos niños. Esto demuestra una vez más, la importancia de los valores del Guidismo – es indudable que nuestros jóvenes miembros son amigos de estos nuevos niños. Ellos están aprendiendo a temprana edad sobre el valor de aceptar y respetar a los demás, y estar preparados para ayudar en cualquier situación.

Han pasado 10 meses desde entonces y todavía seguimos en la primera línea, para tender nuestras manos todos juntos – nuestras tropas, nuestros líderes, nuestro comité local y nuestros amigos – y para ofrecer sonrisas a quienes están a nuestro alrededor.

Seguimos usando nuestros pañuelos y ayudamos siempre que hay una necesidad: ayudando a las personas emocionalmente, ofreciéndoles primeros auxilios, o incluso cubriendo a un niño ahogado.

Nuestra Ley y Promesa Guía nos llevan a brindar apoyo a estas personas, ofreciéndoles todo lo que tenemos y todo lo que podemos… Solo deseamos que las guerras en todo el mundo lleguen a su fin y las personas en todas partes puedan vivir en paz.


Margariti Stamatia

Líder de los Sea Rangers de Kos
Comisionada Local de Kos

Apoya a la asociación de guías griega

Con tu contribución, la asociación en Grecia podrá guiar a más gente en su trayectoria.

Dona ahora
Compartir esta página