Nunca le pongas límites a tus sueños

Ravina, 25, es parte de los Scouts y Guías Bharat y Tiradora con Arco Nacional, con sede en Delhi, India. Inspirándose en su familia y en el Movimiento Guía, ella está determinada a poner un alto a la violencia…

Ravina Daniel Quinn-Graham/WAGGGS

Cuando mi madre se casó, ella no estaba feliz. Mi padre fue violento desde el principio. Las cosas empeoraron cuando nacieron mis hermanas gemelas. A la familia de mi padre no le gustaban las niñas, así que la familia estaba conmocionada por su género. Mi madre y mi padre intentaron dos o tres veces tener un niño. En una ocasión, mi madre tuvo un aborto.

Cuando mi madre se enteró de que yo iba a nacer, llamó a su hermana para suplicarle que la ayudara. Ella creía que la familia de mi padre la mataría si descubrían que estaba esperando una niña. Eventualmente, parecían haberlo aceptado. Pero, de ahí en adelante, cada vez que mi padre llegaba a casa golpeaba a mi madre, le gritaba y le impedía comer.

Al principio solo era violento con mi madre.  Luego se volvió violento con mis hermanas gemelas y conmigo. Fue entonces cuando mi madre decidió abandonarlo. Yo tenía solo siete años.

 

Ravina and her sisters

Comenzando desde cero

Nos mudamos a Delhi y empezamos desde cero. Mi madre no tenía nada, así que todas vivíamos en una habitación. Gradualmente, tuvimos dos habitaciones, luego tres y ahora tenemos todo un piso. Estamos muy felices. Mi madre es tan inspiradora y es por eso que quería que las tres tuviéramos una educación de buen nivel. Siempre nos dijo: ‘¡No dependan de nadie!’

Mi madre ahora está retirada, pero dirige su propia ONG, ZeStreet, que empodera a las mujeres y las apoya para encontrar empleo. Ella me enseñó que uno nunca debe poner límites a sus sueños. Si quiero dos cosas, pero sólo tengo dinero para una, tengo que trabajar hasta que pueda costear las dos.

Mis hermanas gemelas, Urvi y Chhavi, también son muy inspiradoras - ¡porque ellas siempre están en lo correcto! Cuando les pido consejo, ellas siempre me guían positivamente. De hecho, fue mi hermana Chavvi quien me introdujo a Voces Contra la Violencia, un currículo de educación no formal creado por ONU Mujeres y la Asociación Mundial de las Guías Scouts, que ofrece a las niñas y los niños las herramientas para pronunciarse contra la violencia.

Como líder de Guías, comparto mi currículo con otras Guías y Guías Scouts de toda la India – un Movimiento del que me siento orgullosa de formar parte. Hay muchas niñas que están solas, pero el Guidismo les ofrece apoyo y las ayuda a creer en sí mismas.  

También capacito a niñas que no son parte del Movimiento. Recientemente trabajé en colaboración con Aldeas SOS, que trabaja con niñas que han sufrido violencia y han escapado. Capacité a 40 niñas en el currículo Voces Contra la Violencia, y he visto un cambio positivo en las niñas que asistieron. 

Ravina - archery


Hablar

Recuerdo a una niña que era más gruesa que las demás. Ella era callada al principio y las otras niñas la acosaban. Cuando repartíamos plátanos, algunas niñas decían: ‘Tú deberías tomar dos porque comes mucho.’ Ella no dijo nada. Unos días después, volvió a suceder lo mismo. Esta vez, la niña contestó: “¿Por qué debo tomar dos? ¡Yo sólo quiero uno! ¡No importa si estoy gorda o no! Fue bueno verla defenderse y luchar por sus derechos.”

Puedo ver el poder que tiene Voces Contra la Violencia – ¡para mí también! Cuando yo era más joven, quería practicar tiro con arco. Fue mi madre quien me animó a practicar deportes de aventura, cuando nadie más lo hacía. Ahora soy tiradora con arco nacional, y también puedo aplicar el currículo aquí.  

Recientemente participé en un campamento de la selección nacional de tiro con arco. Otra chica y yo obtuvimos la misma puntuación, pero ella fue declarada la ganadora. Yo levanté la voz y expliqué cuál había sido mi puntuación. No me quisieron escuchar pero insistí, mostrándoles mi tarjeta de puntuaciones, hasta que se dieron cuenta de que estaban equivocados. Hablar por uno mismo es algo bueno, de lo contrario estaremos reprimidos por todos. Voces Contra la Violencia me ha alentado a defender mis derechos, y quiero asegurarme de que otros jóvenes hagan lo mismo.

 

Compartir esta página