"Quiero tomar la iniciativa para mostrar al mundo el papel que tienen que desempeñar las niñas y las mujeres"

Germaine, Ruanda, reflexiona acerca de ser la voz para quienes carecen de voz en la CSW60

"Esta semana estoy de vuelta en Ruanda después de haber estado en Nueva York asistiendo a la 60a Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer (CSW60) como parte de la delegación de la Asociación Mundial de las Guías Scouts. Esta fue una gran oportunidad para mí; no solo fue mi primera vez en la CSW, sino que también fue mi primera conferencia dedicada exclusivamente a las mujeres y las niñas. El hecho de representar a 10 millones de niñas y mujeres jóvenes me ayudó a darme cuenta de lo afortunada que soy por tener la oportunidad de expresar mi opinión. También me ha hecho pensar en distintas maneras en que podría  asegurarme de que sean escuchadas las voces de otras niñas que carecen de voz. 

Una delegación inspiradora

Me sentí muy inspirada al ver que todas en la delegación estaban comprometidas a hacer que el mundo conociera los problemas relacionados con las niñas y las jóvenes que estábamos representando en la CSW60.

Hicimos nuestro mejor esfuerzo, usamos todas las oportunidades que se nos otorgaron para asegurarnos de que no solo las mujeres, sino también las “NIÑAS” fueran reconocidas en las conclusiones acordadas (el documento final de la conferencia), nos planteamos el desafío de conocer al mayor número posible de delegados de gobierno y tomadores de decisiones y mostrarles lo importante que es tomar en cuenta específicamente a las niñas y las jóvenes en el proceso para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). ¡Estoy feliz de decir que lo hicimos! Ese es el lado positivo del movimiento del Guidismo que más me gusta, una vez que nos comprometemos, las cosas siempre se llevan a cabo.

La educación no formal debe ser reconocida

Durante la CSW60, también compartimos con el mundo por qué es importante la educación no formal y por qué es importante que sea reconocida en las conclusiones acordadas. Mediante la presentación de ejemplos concretos, tratamos de que todas las personas que encontráramos, entendieran por qué el mundo necesita la educación no formal para alcanzar el Objetivo 5 (igualdad de género y empoderamiento de mujeres y niñas) y para empoderar a las niñas y las mujeres en general para ayudarlas a contribuir a los ODS.

A través de eventos, entrevistas y diversas conversaciones, tuvimos oportunidad de compartir lo que está sucediendo en nuestras comunidades. A través de actuaciones y presentaciones durante nuestro evento Libre de Ser Yo, y entrevistas con los Medios de ONU Mujeres, me sentí orgullosa de compartir el cambio que Libre de Ser Yo y el Currículo Voces contra la Violencia están llevando a la comunidad ruandesa, el papel de las niñas y las mujeres en la lucha contra el cambio climático y la forma en que las Guías de Ruanda están empoderando a las niñas a través de la educación no formal, involucrando también a los niños varones para crear un mundo mejor para sí mismos y para los demás.

 Una oportunidad transformadora 

No tengo palabras para agradecer a la Asociación Mundial de las Guías Scouts por las increíbles oportunidades que ofrece a las niñas para que compartan sus preocupaciones durante eventos de tan alto nivel. Personalmente agradezco que a través del apoyo del Movimiento, haya podido contribuir no solo a temas relacionados con las Guías, sino también a temas relacionados con las niñas y las mujeres ruandesas en general, ya que tuve la fortuna de ocupar un lugar en la delegación oficial del Gobierno de Ruanda. Esta fue una oportunidad única en mi vida, ya que no suele suceder que las niñas y las jóvenes de Organizaciones de la Sociedad Civil (CSOs por sus siglas en inglés) de Ruanda formen parte de una delegación del gobierno, especialmente para una conferencia tan importante. Me sentí, y sigo sintiéndome muy orgullosa de haber podido compartir el mensaje clave de la Asociación Mundial de las Guías Scouts para la CSW60 con los tomadores de decisiones de mi país, y hablar desde mi experiencia y conocimiento personal sobre las realidades que enfrentan las niñas en Ruanda, como alguien que trabaja tan estrechamente con las niñas a nivel de las bases. En realidad yo tenía conocimientos que el gobierno no tenía y quería aprovecharlos.

Estoy decidida a seguir siendo una defensora de las niñas, asegurándome de que sus voces sean tomadas en cuenta, incluso en los informes que estoy elaborando para mi Organización Miembro y para mi gobierno. A través de los programas existentes y un pequeño proyecto nuevo que pronto voy a crear, planeo compartir mi experiencia en la CSW60 y tomar la iniciativa para mostrar al mundo el papel que tienen que desempeñar las niñas y las mujeres en el logro de la nueva agenda mundial 2030." 

Germaine, Ruanda 

Compartir esta página