Las Guías hacen frente a la violencia basada en el género en las escuelas

Anita Tiessen

Dondequiera que se encuentre en el mundo, la escuela está llamada a ser un santuario. Un lugar seguro en el que una puede aprender, hacer amistades y descubrir cuál es tu lugar en el mundo y qué quieres ser. Debería ser el último lugar en el que las niñas y mujeres jóvenes tienen que convivir con acoso y miedo a la violencia sexual. 

Girls learning about violence in Togo WAGGGS

Pero las conclusiones de un nuevo sondeo de la Asociación Mundial de las Guías Scouts (AMGS), publicadas para coincidir con la campaña de la ONU 16 Días de Activismo Contra la Violencia entre el 25 de noviembre al 10 de diciembre, sugieren que el miedo a la violencia basada en el género afecta las vidas diarias de niñas y mujeres jóvenes en una escala alarmante.

De los 2.000 jóvenes de 60 países de todo el mundo que participaron en nuestra reciente encuesta, más de dos tercios indicaron que la amenaza de acoso sexual es un gran problema para las niñas en la escuela, en la universidad o en el instituto, y más de la mitad afirman que les impide estudiar o participar en actividades de ocio. 

No se trata de un problema limitado a uno o dos países; es un fenómeno de alcance global que trasciende culturas, creencias y sociedades.

En el Reino Unido, un informe de la Comisión Parlamentaria de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género concluyó que el 29% de las niñas entre 16 y 18 años han sufrido contacto sexual no deseado en la escuela, mientras que un 71% del alumnado ha oído habitualmente referirse a niñas como “guarras” o “putas”.

Estas estadísticas respaldan el estudio sobre este asunto llevado a cabo por UK Girl Guides (Asociación de Guías del Reino Unido) con su encuesta sobre las actitudes de las niñas, que concluyó que el 75% de las niñas y mujeres jóvenes indicaron que la ansiedad producida por la posibilidad de sufrir acoso sexual afecta sus vidas de algún modo.

022016_Sri Lanka_ girls writing letters WAGGGS

En Togo, la percepción de los voluntarios del Programa de Voluntariado de la ONU (UNVP) es que las niñas víctimas de acoso sexual o de violaciones en la escuela es un problema enorme, ya que en muchos casos da lugar a embarazo y como consecuencia a dejar la escuela, lo cual anula la posibilidad que tenían de un futuro mejor.

La UNVP está trabajando actualmente junto a un grupo de Guías togolesas para capacitar a 500 profesores voluntarios utilizando las habilidades y los conocimientos que han obtenido de su grupo de guidismo local sobre cómo abordar la violencia. La mayoría de los profesores son hombres mayores que en circunstancias normales dominarían la conversación, pero estas sesiones están ofreciendo a las niñas un espacio seguro en el que cuestionar esos puntos de vista.  

Y en Malasia, Guías voluntarias que son también profesoras nos dicen que aunque el número notificado de casos de violencia entre parejas en las escuelas es bajo, en base a su propia experiencia en las escuelas, creen que se trata de un problema generalizado y que afecta a niñas de tan solo doce años.

Como resultado de este conocimiento, las dirigentes guías están dando charlas en escuelas y ofreciendo capacitación a profesores sobre el currículo Voces Contra la Violencia, el programa de educación no formal de AMGS y ONU Mujeres, diseñado para ayudar a las niñas a entender mejor cómo reconocer la violencia, confrontar los estereotipos y conocer sus derechos.

112016_Barbados_Brownie displays Stop the Violence placard WAGGGS

También se anima a las niñas a crear carteles para poner en las escuelas, para implicar a niños y hombres jóvenes en su trabajo. El año que viene su ambición es llevar a cabo presentaciones itinerantes con la policía para ayudar a difundir el mensaje más allá de los límites de la escuela.

Puede que a algunas personas sin implicación activa en el Movimiento del Guidismo Femenino les sorprenda conocer que estamos jugando un papel tan destacado y resonante en la defensa del derecho de las niñas y mujeres jóvenes a estar a salvo de la violencia y tratando de encontrar soluciones para su prevención. Durante mi mandato como Directora General, a menudo he observado que las percepciones de la gente sobre el guidismo femenino pueden diferir mucho de la realidad.

Pero como el único Movimiento del mundo para todas y cada una de las niñas, con 10 millones de miembros en 146 países, ocupamos un lugar idóneo para ayudar a combatir los problemas que afectan a las niñas y para trabajar con ellas para encontrar soluciones con sensibilidad cultural a nivel básico, en escuelas, comunidades y la sociedad en general.

La violencia contra las niñas y mujeres jóvenes no es inevitable. Pero no se trata de un problema que las Guías y sus asociados en todo el mundo puedan cambiar por sí mismos. Todas las personas pueden actuar para ayudar a combatirla.

Para subrayar la campaña de la ONU 16 Días de Activismo, la AMGS está compartiendo #16ways in #16days,16 Maneras en 16 Días mediante las cuales los jóvenes pueden abordar la violencia basada en el género en todo el mundo.

Para el día siete, estamos animando a todo el mundo a alzar la voz para asegurar que las niñas y mujeres jóvenes sean tratadas con igualdad en sus escuelas, institutos o universidades.

Si una niña en Togo puede cuestionar la voz de un profesor, que es un hombre mayor, esperamos que tú también puedas dedicar un par de minutos a dar a oír tu voz.   

Para conocer más acerca de la campaña de AMGS o para añadir tu voz, visita www.stoptheviolencecampaign.com o síguenos en Twitter @WAGGGS_World o #16ways in #16days

16 Días de Activismo se usa como un punto en el año para que individuos y organizaciones de todo el mundo hagan un llamamiento a la acción para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, y para proteger y promover los derechos de las mujeres y las niñas.

Compartir esta página