Acción 1 – ¡Habla! Desafía la discriminación y la violencia contra las mujeres

Edith, 30, de Nigeria, ha superado una infancia llena de violencia. Habiendo hablado con valentía sobre su experiencia, ahora está alentando a otros a hacer lo mismo a través de la campaña Alto a la Violencia de la Asociación Mundial de las Guías Scouts…

112016_ Edith Chukwu AMGS


“Cuando tenía cinco años, me mandaron a vivir con mi tía. Ella había estado luchando por tener un bebé, así que mis padres me mandaron como una bendición. Mientras vivía allí, fui objeto de abuso físico y psicológico a manos de mi tía. Yo pensaba que los insultos y las palizas eran normales. Pensaba que eran parte de mi cultura y mi tía estaba tratando de hacerme una mejor persona.

“Nunca me di cuenta de que su comportamiento era abusivo. Ese es uno de los problemas con la violencia – no siempre se sabe que uno está siendo abusado. Mi tía solía mandarme a vender mercancía en la calle. Esto empezó a afectar mi educación porque tenía que salir a vender la mercancía a las 6am. Si la venta era buena, iba a  escuela en la noche, pero si era mala, no iba a la escuela. Algunas veces mi tía me golpeaba y me dejaba con hambre si no vendía lo suficiente.

“Vender en las calles no era seguro. Había muchos riesgos e incluso fui abusada sexualmente en ese tiempo. Yo era tan joven que no sabía cómo defenderme.

“Después de 11 años, regresé a casa con mis padres. Aunque traté de contarles lo que había sucedido, ellos no me creyeron. Algunos años después, mi tía vino a vivir con nosotros. Había perdido a su esposo. Mis padres finalmente escucharon lo que yo tenía que decirles cuando vieron cómo trataba a mis hermanos y hermanas.

 “Fueron las Guías las que me dieron el poder para hablar, confrontar y desafiar lo que me había sucedido.

“Me convertí en Guía cuando tenía 10 años. Las Guías me ofrecieron amistad y un espacio seguro. De hecho, cuando asistí a una sesión de capacitación sobre Voces Contra la Violencia, un programa desarrollado por la Asociación Mundial de las Guías Scouts y ONU Mujeres, encontré el valor para hablar sobre lo que me había sucedido cuando era niña. Ese fue el momento en que algo cambió en mi interior. Pensé, “¡guau, esto me sucedió a mí!”

“Me dije a mí misma que tenía que compartir lo que había vivido para que otras personas también pudieran empezar a hablar. Esa fue mi historia entonces, pero ya no es lo que soy. Estoy mejor ahora y ya no soy la persona que solía ser. He usado esa experiencia para ser mejor, y ese es el estímulo que doy a las niñas cuando dirijo las sesiones de Voces Contra la Violencia. La AMGS me dio una voz y la capacidad para expresar mi propia opinión, y quiero que las demás hagan lo mismo.

“En Nigeria, la violencia contra las mujeres es un gran problema, que involucra la mutilación genital femenina y el embarazo en adolescentes. Los padres disciplinan a sus hijos a través de la violencia, pero esto no es visto como abuso. Mis amigas y yo hemos enfrentado muchos de estos problemas. Las niñas me han contado cómo fueron violadas, muchas todavía temen hablar al respecto. Nuestro grupo Guía es un lugar seguro para que las niñas hablen sobre lo que les ha sucedido. Entonces  podemos remitir esos casos a la policía.


112016_Nigeria _ Edith and friends speak out AMGS


“También hemos usado otras formas para alentar a las niñas a hablar. En Nigeria, he estado trabajando con 10 capacitadoras Guías que asistieron al evento Actívate. Junto con el departamento de proyectos de nuestra Asociación, vamos a lanzar nuestro programa Voces Contra la Violencia en todo el país. Hemos trabajado con funcionarias Guías estatales, capacitándolas y explicándoles por qué es necesario este programa. También estamos hablando en las comunidades donde abunda la violencia  y la discriminación. Hemos hablado con el Ministro de Asuntos de Género, y hemos abordado a los líderes y los jefes de las aldeas para que nos ayuden a poner en marcha nuestro proyecto a nivel de la comunidad.   

“También hemos hablado en los medios de comunicación y hemos tenido un gran impacto. Todo el mundo tiene un radio o una televisión, así que es una oportunidad para llegar a una amplia variedad de personas.

“¡Hablar realmente puede marcar una diferencia! Cuando lanzamos nuestro programa Voces Contra la Violencia, 658 niñas y niños, junto con 100 maestros y líderes adultos de 45 escuelas, asistieron al evento. Las niñas se acercaron a nosotros y nos contaron cómo habían sido violadas, mientras los niños prometieron cambiar su comportamiento.

 “Esto demostró el poder de las Guías y me recordó que cuando a las niñas se les brinda un espacio seguro para hablar, esto puede sus cambiar vidas. Lo sé, porque he vivido rodeada de violencia. Me ha hecho ser quien soy y me ha dado la confianza para hablar por mí misma y en nombre de miles de niñas de todo el mundo. Es por eso que siempre estaré agradecida.” 


Compartir esta página